//
El Yoga y el Trabajo: Disfruta lo que haces, Ama tu Vida!

El Bhagavad Gita era manual de Gandhi, y constituía su referencia como una forma de amar, dar y servir.

Durante todo el año pasado estudié el Bhagavad Gita, además de practicar intensivamente Yoga y entrar en ese maravilloso universo de la meditación. Viví realmente una profunda transformación de la cual el coaching fue un colaborador esencial.

En sánscrito se tiene un dicho: “te transformas en aquello que meditas”. Al meditar diariamente -según el Bhagavad Gita- y tratando constantemente de traducirlo en su vida, Gandhi hizo del Gita su libro de referencia espiritual, un manual no para el retiro espiritual, sino para dominar los desafíos tempestuosos de la vida posmoderna.

Me pareció interesante cuando leí esta anécdota de la vida de Gandhi e inmediatamente lo asocié a lo laboral. ¿Qué implica trabajar gustosamente? ¿Cuáles son los parámetros que nos indican si el trabajo que realizamos es el adecuado?

En un famoso verso del Gita se define al yoga como “habilidad en el trabajo”  -habilidad en el arte de la acción-. “Trabajar” aquí es en sánscrito, el karma; y no trata sólo de nuestra ocupación, sino de todo lo que hacemos. ¿Qué enseña el Gita acerca de cómo trabajar? y ¿cómo el trabajo podría asimilarse al Yoga?

El Gita es un llamado a la acción. Su diálogo no se desarrolla en un retiro o meditación tranquila en el bosque o en la playa, sino en un campo de batalla – el campo de batalla de la vida, del corazón humano-. No tenemos otra opción que la de actuar –nos dice Krishna-. Incluso el no hacer nada es  acción misma. Aunque sí tenemos la opción de en qué trabajar y cómo hacerlo. Podemos trabajar para nosotros mismos o podemos trabajar para otros. Podemos trabajar en el amor y la armonía o podemos trabajar compitiendo, bajo presión, aguijoneado mezquinamente, en la codicia, la envidia y el orgullo. Y la elección es sólo nuestra. La convivencia con otros implica un “dar”. Dar a los demás quizás no suene muy atractivo –inicialmente- pero trae la felicidad, el sentido del Ser y la libertad. Vivir sólo para uno mismo es sinónimo de autosatisfacción aunque seguramente sólo nos conducirá a un aumento en la alienación y la soledad. Entonces Krishna concluye: “te he mostrado los dos caminos, Arjuna; ahora eres tu quien ha de elegir lo que mejor te parezca”.

Pero, ¿dónde comenzamos nuestra elección?

El Gita da el secreto de vivir en libertad, en una famosa frase afirma: “tú tienes el derecho a trabajar, pero no a los frutos de tu acción.”

Esta simple declaración ha dado lugar a diversas interpretaciones y a quizás confusiones. En términos prácticos, se puede resumir con claridad: “elige una meta desinteresada y medios desinteresados ​​para alcanzarla; a continuación realiza (“da”) hacia tu trabajo lo mejor de ti mismo y déjale los resultados al Señor”.

Esto me plantea inmediatamente la cuestión de lo que Buda llamó el “camino medio”, es decir la práctica del no extremismo o el camino de la moderación [1]. Si queremos mejorar la calidad de nuestras vidas, el primer paso es estar seguro de que nuestro medio de vida no se obtiene a costa de la vida, y que estamos en un balance, en la búsqueda del equilibrio constante en todas las facetas de nuestra vida.

“Todas las criaturas aman la vida”, dice Buda. De hecho soy vegetariana, por ejemplo, no sólo por mi salud, sino porque sé que la divinidad que está presente en mi corazón y el tuyo, está presente en todo ser viviente.

Si se sigue atentamente éste sencillo principio de “ante todo, no dañar a nadie”, podríamos transformar nuestra sociedad. Imagínate lo que pasaría si todos los talentos, tiempo y recursos que ahora van a la investigación militar, el entretenimiento violento o sensorial, y la producción y comercialización de los productos que son perjudiciales para la salud fueran desviados a la solución de los problemas de la inseguridad, el desempleo, la falta de vivienda, el abuso, y la violencia…

El mejor trabajo se hace no por el afán de lucro, sino a través del amor.

Así como una semilla, sus nutrientes, el suelo y el clima son parte del ambiente que hace crecer la semilla de un árbol, las consecuencias de cada acción se encuentran en la propia acción. Este es el significado de esa palabra “karma”, que en muchas ocasiones es mal interpretada. Cada acto que hacemos, incluso nuestros pensamientos, tienen consecuencias asociadas. Como una piña se convierte en un pino cuando el entorno es favorable, cada acción genera sus frutos de una naturaleza similar -a su debido tiempo-. Los actos egoístas traen frutos egoístas, como trastornos en las relaciones, la soledad, la frustración, la depresión, la desesperación. Una acción de trabajo generosa trae los frutos del “dar”, como amigos leales, la seguridad, la fe en la bondad humana, y la creciente capacidad de dar aún más…

Yoga, según indica el Bhagavad Gita  “es balance mental”. Cuando trabajamos sólo para nosotros mismos, nos sentimos tensionados ​​y estresados. Cuando trabajamos sólo bajo el estímulo del prestigio, la posición o el poder nos sentiremos tensos y estresados [2]. No estar ansiosos o estresados sobre los resultados a obtener implica que cuando la fortuna te sonríe, cuando el éxito toca tu puerta, más que emocionarte, agradeces desinteresadamente porque lo que lograste.

Estamos donde estamos, haciendo lo que estamos haciendo, porque tenemos algo que aprender de ese contexto particular. No existen las ocupaciones libres de conflictos, ninguna tarea nos garantiza protegernos de situaciones de estrés o de personas con puntos de vista distintos a los nuestros. Y ningún trabajo está libre de la monotonía, cada profesión, oficio, línea de trabajo tiene una cierta cantidad de rutina. Cuando cambias la manera de ver las cosas, las cosas que miras cambian… así que el Gita dice, “no te plantees si no te gusta tu trabajo, si no es creativo, o si siempre te ofrece algo nuevo, pregúntate si eres parte de un trabajo que beneficie a otras personas. Si es así, da lo mejor de ti.”

El trabajo y el Yoga

El propósito del trabajo es el logro de la sabiduría. La civilización posmoderna nos ha alejado de este concepto, esto implica que el sistema económico se revierte. Entiendo perfectamente la necesidad de sustentarnos a nosotros mismos y a nuestras familias, contar con un sentido de realización personal e incluso el hecho de proporcionar los bienes y servicios que la sociedad necesita para su funcionamiento, pero hay un propósito más elevado para el trabajo, y que es la auto-purificación: expandir nuestra conciencia para incluir la totalidad de la vida, el disfrutar el aquí y el ahora, la consciencia del momento. Y no hay manera de hacer esto sino a través de nuestras relaciones en el trabajo y en nuestro hogar: ser paciente, ser amable, trabajar con armonía y respetando a los demás.

Un adagio en sánscrito lo resume así: ” toda la vida es yoga, nuestra comida, nuestro trabajo, nuestras relaciones, nuestra recreación, incluso nuestros sueños” son vistos no como necesidades físicas, sino como actividades que, cuando se practican con espíritu de amor y servicio, contribuyen a que logremos finalmente nuestros objetivos.

Por Maricé Espínola Méndez

https://www.facebook.com/AGORA.ECO


[1] http://es.wikipedia.org/wiki/Camino_medio

[2] https://agoraconsultoraeco.wordpress.com/yoga-para-empresas/nuestros-pensamientos-influyen-en-nuestra-salud/

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Archivos

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

julio 2021
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  
Follow Àgora Consultora E.C.O. on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: