//
estás leyendo...
Coaching, RSE, Salud y bienestar

Cambia tu cerebro, cambia tu vida

335

Nuestro cerebro no es un órgano estático sino que se va modificando a lo largo de nuestra vida. Cambia física, química y funcionalmente en cada momento y de esa forma puede optimizar sus habilidades. Se ha descubierto que un adulto crea diariamente entre cinco y diez mil  nuevas conexiones neuronales [1].  Estas conexiones neuronales están relacionadas con distintas actividades que nosotros desarrollamos cotidianamente, y es lo que se conoce con el nombre de neuroplasticidad. Podríamos decir que nuestro cerebro es ciertamente “plástico” y por ello cambia cada vez.

Para cada función el cerebro genera conexiones neuronales y en la medida que esas actividades se tornen repetitivas las conexiones neuronales se fortalecen y es más difícil que “se rompan”. Luego de cierto tiempo dichas actividades se tornan automáticas y difíciles de cambiar [2].  Estudios recientes demuestran que cada nuevo hábito que desarrollamos genera una conexión neuronal especial y particular en nuestro cerebro; como resultado –decíamos- estos hábitos (creencias) se transforman en automáticos y difíciles de romper. Comparándolo con un computador, es como si le incorporáramos un nuevo programa de software a nuestro equipo de forma tal de repetir cierta función todo el tiempo!

Un ejemplo sería cuando comenzamos a andar en bicicleta y lo hacemos por primera vez, nuestro cerebro crea nuevas conexiones cerebrales para esa actividad y luego de unos días de práctica dichas interconexiones neuronales se fortalecen y la práctica de andar en bicicleta se torna en un hábito inconsciente.

¿Podemos utilizar ese “superpoder” de la neuroplasticidad cerebral?

Los últimos avances científicos demuestran que sí.  Un estudio de la University College of London realizado mostró que una parte del hipocampo es mayor en los taxistas que en el público en general, y que los conductores más experimentados tenían un hipocampo más voluminoso [3].  El hipocampo es el órgano relacionado con la navegación, el mapeo, la ubicación espacial y la memoria de largo plazo. Dado que los taxistas deben ubicarse y “mapear” en cada momento mientras conducen utilizan más frecuentemente dicha zona y consecuentemente el hipocampo aumenta su tamaño tendiendo a dominar.

Para hacerlo más claro, si alguien pierde la vista de un ojo luego de un accidente, un tiempo después la corteza visual – el órgano responsable de la visión – comienza a contraerse dado que esa parte no está siendo utilizada como lo hacía anteriormente mientras que otros órganos del cerebro asociados al olfato, al oído se tornan más agudos dado que luego de perder la vista la persona tiende a hacerse más dependiente de su oído y olfato, mientras que dichos órganos se utilizarán más que antes.

El punto aquí es comprender que podemos cambiar nuestro cerebro con sólo cambiar nuestra actividad, nuestra actitud, nuestros pensamientos. Los resultados pueden verse en una semana y efectivamente en 30 días [4].  Sucede lo mismo con nuestros pensamientos y emociones. La forma en la que percibimos las situaciones, que observamos la realidad, lo que sentimos… las acciones que emprendemos crean nuevas conexiones neuronales o bien “destruyen” las viejas conexiones neuronales en nuestro cerebro. En “¿Nuestros pensamientos influyen en nuestra salud?” analizábamos cómo las percepciones (biología), lo que pensamos (neurología) y lo que decimos (lenguaje) ontológicamente hablando ejercen una tremenda influencia en el carácter de nuestra vida y nuestras experiencias, incluso en nuestra salud. Entonces cambiando nuestro cerebro, cambiamos nuestra vida.

Conclusión

Para cambiar cualquier hábito indeseado (por ejemplo fumar) entonces deberíamos dejar de realizar esa actividad durante un tiempo (al menos 30 días) de forma tal de “facilitar la ruptura” de dichas conexiones neuronales. Aunque podríamos acelerar el proceso mediante un ‘bypass’: -es decir- en vez de evitar realizar ese hábito indeseado, cambiarlo directamente por otro nuevo que ‘catalice’ el cambio cerebral hacia el hábito deseado.

Por ejemplo si desarrollaste el hábito de tomar café a diario y quieres cambiarlo por el hábito de tomar té verde o rojo, prueba reemplazando directamente, esto puede ayudar a deshacerte de tu mal hábito en forma más rápida.

Otro ejemplo, es si eres de enojarte fácilmente, en vez de tratar de controlar dicho hábito cámbialo por el de la gratitud, de esa forma evadirás al enojo.

Podemos cambiar nuestro cerebro en cualquier momento y podemos cambiar nuestra vida en cualquier momento. La elección está en nosotros.

Por Maricé Espínola Méndez

https://www.facebook.com/AGORA.ECO


[1] BRAIDOT, Néstor (2008), “Neuromanagement”, Editorial Granica, Buenos Aires.
[2] BACHRACH ESTANISLAO (2012), “Ágilmente”, Editorial Sudamericana, Buenos Aires.
[3] http://es.wikipedia.org/wiki/Hipocampo_(anatomia) (Consultado el 05/01/2014)
[4] DE ANDRÉS, V; DE ANDRÉS, F. (2010), “Confianza Total”, Editorial Planeta, Buenos Aires.

Acerca de À G O R A Consultora E.C.O.

Somos un equipo consultor creado con el objetivo de asistir a empresas de producción de bienes y servicios en el diseño, desarrollo, implementación y mantenimiento de soluciones de ingeniería, la implementación de Normas Internacionales y el control, seguimiento y auditoria de plantas y procesos. Trabajamos en la mejora y optimización de sistemas de gestión certificados y/o en vías de certificación o alineación a un sistema de modo estratégico y táctico proponiendo intervenciones de gestión orientadas al logro de la eficacia y eficiencia administrativa y operativa. ÁGORA E.C.O. ofrece asesoramiento en gestión on-line total ó parcial y complementamos con propuestas educativas innovadoras, herramientas tecnológicas de última generación y expertise internacional. Nuestro Equipo de Trabajo está conformado por profesionales especializados en las áreas de Ingeniería de procesos, Industrial, Naval y Mecánica; Calidad, Seguridad, Ambiente y el Coaching Ontológico, con experiencia en el campo de la consultoría en empresas de primer nivel nacional e internacional.

Comentarios

3 comentarios en “Cambia tu cerebro, cambia tu vida

  1. Gracias. Me encanta el potencial del ser humano para cambiar y me gusta la claridad de las explciación.

    Un saludo,

    Alberto Díaz
    http://DaysOfJohn.wordpress.com

    Publicado por Alberto | enero 5, 2014, 5:38 pm

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: La importancia de la capacitación y el desarrollo de las personas en la organización | Àgora Consultora E.C.O. - enero 21, 2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Archivos

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

enero 2014
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
Follow Àgora Consultora E.C.O. on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: